¿Eres #empático con tus #clientes?

empatía-2

La palabra empatía proviene del verbo “empatos” que en griego significa literalmente “emocionado”.

En este post intentamos recoger algunas impresiones para reflexionar sobre nuestro trabajo con los clientes. Por nuestra parte estamos convencidos de que si le ponemos emoción a nuestro trabajo tarde o temprano los resultados serán beneficiosos para ellos y también para nosotros.

Pero muchas veces en el afán por involucrarnos demasiado en el proyecto del cliente podemos caer en el error de ofrecerle algún servicio o producto que realmente no necesita.

Entonces, si nuestro olfato ha sido bueno y hemos acertado con nuestra recomendación, el cliente nos amará para el resto de sus días… pero si de lo contrario los resultados no han sido los que el cliente esperaba, ya nos podemos olvidar de él…

Te damos algunas recomendaciones para que a la hora de venderle tus servicios o productos a tu cliente te pongas realmente en su piel… no en la tuya.

1.- Escucha a tu cliente: 

A veces con el simple hecho de escuchar atentamente lo que el cliente quiere se nos abrirán nuevas perspectivas de negocio y podremos ser más concretos a la hora de vender.

2.- Calcula el presupuesto que el cliente te pide: 

No por querer vender más vamos a ganar a un cliente, o de lo contrario no por querer ahorrar gastos al cliente vamos a beneficiarle, sino más bien conseguiremos el efecto contrario. Se trata de descubrir qué quiere gastar o qué puede invertir el cliente y hacerle un presupuesto acorde.

3.- No descubras mundos nuevos…: 

Si el cliente te pide un servicio o producto concreto, aunque tú creas que se queda pobre en comparación a lo que le podrías ofrecer, no trates de convencerle a toda costa de lo contrario. Si no lo ve necesario ahora, será más tarde… solo espera.

4.- Trata a tu cliente como te gustaría que te tratasen: 

No hace falta que hablemos de educación, pues se da por supuesto que el trato será cordial. En este consejo nos referimos a tiempos de ejecución y de espera, presupuestos a la hora y plazos cumplidos…etc.

5.-No des explicaciones si no te las piden, e informa, si lo desean: 

No pretendemos que hagas un tratado sobre el trabajo que has realizado para tu cliente, tampoco que seas totalmente hermético. Pero si estaría bien que acordases con tu cliente lo que espera de la relación comercial contigo.

No des por sentado que espera un gran informe, o que ya se fía de ti, háblalo, saldréis ganando los dos.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *