A propósito de los nuevos gurús, de todos aquellos que saben lo que tienes que hacer y cómo lo tienes que hacer para conseguir el super éxito.

Esta es una reflexión personal sobre las nuevas figuras de “entrenadores” personales y profesionales y guías útltimos en nuestro camino.

Aprender y dejarse aconsejar es magnífico, pero qué ocurre cuando perdemos nuestra esencia.

¿Por qué necesitamos una motivación que nos venga de fuera?

¿Por qué no hacemos las cosas a nuestra manera?